EL SENDERO DE LOS APALACHES: Georgia…North Carolina…Tennessee…Virginia…West Virginia…Maryland…Pennsylvania…New Jersey…New York…Connecticut…Massachusetts…Vermont…New Hampshire…Maine

jueves, 8 de junio de 2017

AT019-Burkes Garden Road (St. Luke’s Hostel) a VA.606 Wilderness Road (Lickskillet Hostel)

Hola amigos,

Nuevamente gracias al servicio WiFi del hostel, puedo comentar lo que han sido estos dos días en el Appalachian Trail.


Miércoles, 7 de Junio

Burkes Garden Road (St. Luke's Hostel) a Helveys Mill Shelter

A pesar de estar alojado en un hostel he dormido muy poco. El responsable, un hombre muy gordo que no ha parado de roncar durante la noche. Es lo que tiene dormir en litera en habitaciones compartidas.

Después de desayunar, un chico del hostel nos acerca, a mí y a otros dos compañeros, al lugar donde dejamos ayer el camino.

Desde este punto una pequeña subida y después sin desniveles de importancia hasta llegar al "road" US.52. Desde aquí, una persona de nombre Albert me ha llevado en su coche hasta la ciudad de Bland, a por provisiones. 

Una vez hecha la compra y sin más demora, me dirijo a las afueras de la ciudad para hacer hitch hike y poder regresar al Appalachian Trail. En esta ocasión me ha supuesto un rato de espera, pero por fin se detiene un vehículo. Al volante Greg, un hombre que me ha parecido que estaba muy alterado e inquieto.

En apenas hora y media he logrado realizar el viaje de ida a la ciudad, hacer las compras y regresar al Sendero. ¡Gracias Albert y Greg!, mis Trail Ángels de hoy.

Ahora por delante una dura subida hasta el Shelter donde me alojo esta noche. Al llegar puedo secar la tienda, aún mojada de días atrás. Cenar y a descansar... Finalmente en el Shelter pasaremos la noche seis personas, su capacidad máxima. Sin embargo fuera de la cabaña se oye a mucha gente.

¡Buenas noches!

Posición en el Hostel: 37.130778, -81.103004 y 930 m de altitud


En el día de hoy, Jueves, 8 de Junio

Helveys Mill Shelter a VA.606 Wilderness Road (Lickskillet Hostel)

Me levanto pronto, sobre las 6,30h, para después de desayunar recoger mis cosas, ponerme en marcha a las 7 de la mañana. He descansado bien aunque ha hecho mucho frío durante la noche. Al salir cuento por encima no menos de quince tiendas de campaña alrededor del Shelter.

La jornada, aunque larga, no ha presentado grandes desniveles, salvo la subida a Brushy Mountain al finalizar el día. El camino en buenas condiciones, con apenas algunos pequeños tramos de piedra, y además con buen tiempo ¿Qué más se puede pedir?

Una vez en el road he de optar por ir al Este, dónde se encuentra el hostel, o al Oeste, dónde hay un camping. Ante la duda decido quedarme parado y ver lo que hace el resto de Thru-Hiker que van llegando. La inmensa mayoría va al Oeste. ¡Pues yo también! Llegamos a una gasolinera, donde además de combustible, venden un poco de todo, desde comestibles a herramientas. Aquí descansamos y reponemos fuerzas un considerable número de Thru-Hiker, durante largo tiempo.

En este lugar conozco a Sara, una chica de México. Se ha enterado que soy de España y se dirige a mí. Hablamos un rato del Appalachian Trail y de cómo echamos en falta la magnífica comida de nuestros respectivos países. Me dice que todos ellos se dirigen, a través de un atajo, a pasar la noche en una cascada próxima al Sendero, que además evita subir una montaña, mañana a primera hora. Me ha encantado conocer a Sara y a su novio. Espero tener la oportunidad de seguir viéndonos en el trayecto hacía Maine.

El cielo está negro, literalmente, y amenaza lluvia de un momento a otro. Lo pienso detenidamente y decido no ir con ellos. Me voy al Este, al hostel. La distancia es de unas 5 millas. Me despido de ellos y nuevamente me dirijo a la carretera a hacer autostop. El primer coche que se acerca se detiene, le explico mi propósito y accede a llevarme. Jeff, es el nombre de mi Trail Ángel de hoy, un hombre súper simpático, que conduce con el hombro izquierdo contusionado y el brazo en cabestrillo. Justo cuando llegamos al hostel se desencadena la tormenta. Pienso en los que han ido a la cascada… Thanks Jeff !!

El hostel es una antigua iglesia acondicionada "mal que bien" para acoger a Thru-Hikers. En su interior diáfano hay habilitadas 5 camas, más otra junto a lo que fue el altar, ésta con más privacidad. Además dispone de una TV con sofás, cocina, nevera y algunos comestibles. En el exterior, una caseta de madera que hace las funciones de ducha, un lavadero y una "toilette" con tratamiento químico.

Mientras me ducho en la destartalada caseta de madera, en la que solo hay un calentador de butano con su dispensador de agua, cayendo sobre unas planchas de plástico, tipo onduline, dispuestas en el inclinado suelo, pienso en lo que es el lujo. Definitivamente el lujo es tener lo que necesitas en el momento preciso, a veces ni siquiera es algo material, sino una palabra. Lo tengo muy claro.

Robert es el responsable de este hostel, un hombre muy amable que me pregunta con frecuencia si necesito alguna cosa. Él me ha preparado para cenar una hamburguesa, acompañada de pasta en una especie de ensalada rusa. ¡Bien!

A escasos metros del hostel hay una iglesia Amish que no he podido visitar por estar ya cerrada, algo que me hubiera gustado realizar. Sobre la puerta de entrada al edificio este cartel: "For where two or three are gathered together in my name, there am I, in the midst of them. / Porque dónde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo, en medio de ellos."

No sabría decir el motivo, pero me gusta este sitio…

Posición en el Hostel: 37.147360, -80.964713 y 684 m de altitud

Os dejo con esta magnífica canción, que une por encima de las diferencias... "Song around the world" de "A Better Place / Playing for change"

Un abrazo


2 comentarios:

  1. Ahora que empizan aquí las grandes tormentas, a ver si hay suerte y dejan de caer allí. Supongo que la costilla te va mejor, ya que no la mencionas. En cuanto pueda te voy a enviar un chiste sobre comida que te va a hacer mucha gracia. Te deseo un buen paso de los 1000 kms. Como pasan los días! Besarkada handia!

    ResponderEliminar
  2. Basajaun (Jon Galdos)9 de junio de 2017, 4:00

    ¡Kaixo Santos!
    La costilla sigue ahí dando la lata, pero está entre otros muchos dolores que también tengo...jjj
    Es verdad, parece increíble que este a punto de cruzar la barrera de los 1000 km. Esto ¡seguro! me dará ánimos para seguir adelante. Se acerca el verano y esto también ayuda. A mí me gusta el calor para el deporte y tampoco me importa madrugar lo que sea necesario.
    Besarkada handia bat!

    ResponderEliminar