EL SENDERO DE LOS APALACHES: Georgia…North Carolina…Tennessee…Virginia…West Virginia…Maryland…Pennsylvania…New Jersey…New York…Connecticut…Massachusetts…Vermont…New Hampshire…Maine

viernes, 16 de junio de 2017

AT022-Descanso en Catawba

Hola amigos,

He pasado la noche en un destartalado catre, dentro de lo que en su día fue un pabellón agrícola, hoy reconvertido en albergue para Thru-Hikers. Pienso que para mí y para todos los que aquí estamos, tiene un enorme valor. Es un lugar seguro, a salvo de las inclemencias del tiempo. Ayer, cuando fui a por ingredientes para hacer la tortilla, llovía intensamente con viento muy fuerte. Joe Mitchell, el dueño del hostel, recogía personas afectadas por el temporal, pudiendo ver a algunos de ellos al descubierto, en la zona de carga del todo terreno pick-up, cómo eran llevados al hostel. 

No soy un ingenuo y sé que esto es un negocio, pero también y fundamentalmente es un servicio importantísimo que se brinda a los senderistas. Todo un lujo sin duda alguna, incluso para alguno que ha estado durmiendo en el suelo, sobre el cemento. Los dueños de este Hostel no imponen precios, solo aceptan los donativos que la gente quiera dar. Es todo y, como digo, es mucho. Thank very much!

Me levanto con dolor en la pierna izquierda, especialmente en la zona del tobillo y empeine del pie. Joe y su hijo han de ir a la ciudad de Daleville, distante unas 30 millas, por lo que les pido hagan el favor de llevarme al médico.

Alrededor de las 9,30h nos ponemos en marcha con su pick-up. Es un trayecto largo y nuevamente tengo la oportunidad de ver la forma de vida del pueblo estadunidense en esta zona del país. Casas de madera sobre jardines muy bien cuidados, a las que no les faltan uno o dos vehículos frente a la vivienda, normalmente situadas en pequeñas colinas y bien integradas en el paisaje.

Llegamos a Daleville y ambos me acompañan a la clínica. Exhibo mi póliza médica de la Federación Francesa de Alpinismo y el Pasaporte. Sin problema alguno. Me ha hecho mucha gracia que, en la media hora que he permanecido en este centro médico, se hayan presentado a verme hasta diez personas, por pura curiosidad. No tengo lesiones de importancia, solamente las heridas e hinchazón lógicos del golpe. Quedamos en que debo regresar al Hospital dentro de dos días, si no han mejorado las lesiones, ya que el Appalachian Trail pasa por esta localidad y por tanto puedo acercarme sin problema.

Tras la visita médica, Joe y su hijo tienen que hacer unas gestiones. Me dejan en un centro comercial y aprovecho para cortarme el pelo y hacerme con comestibles y propano. Sorprendentemente he podido comprar una botella de vino de España, en concreto de Utiel-Requena, "Nodus", reserva de la familia 2010, por 5,99$, importado por una empresa de New Jersey. La llevaré para beberla mañana con los compañeros que coincidamos en la cumbre de McAfee Knob. La ocasión lo merecerá con toda seguridad.

De regreso, ya sobre las 13,30 horas, decido quedarme otro día más en el hostel. La decisión la tomo así por tres razones: 1) Me duele bastante la pierna y pie izquierdos 2) Llueve sin cesar y 3) Si avanzo hoy llegaría a McAfee Knob, un lugar emblemático en el Appalachian Trail y, lloviendo y brumoso, pienso que sería una pena pasar por este lugar con esta situación. La previsión meteorológica para mañana es buena.

Por la tarde, sobre las 17h, un chofer del hostel nos ha llevado a un grupo de siete personas a cenar a un restaurante. En esta ocasión debo decir que me ha encantado el lugar. Su nombre: The Homeplace. Una casa preciosa ubicada en una pradera, sobre un pequeño montículo, construida a finales del siglo XVIII, sobre una propiedad de 600 acres.

De entrada me ha sorprendido que casi todos los comedores del restaurantes están ocupados, llenos de gente, cenando a las qcinco y media. Tienen un único menú, con apenas dos variantes. Pedimos todo parña compartir; esto es: Vainas cocidas, puré de patata (muy rico), una suerte de jamón guisado, una sopa extraña hecha con pollo, pasta con queso, bollos de pan horneados por ellos, mermelada y pollo frito rebozado en ralladura de pan. Para beber ice-tea y limonada. De postre helado casero. Todo ello, por un importe de 17Usd. Creo que es la primera vez desde que estoy haciendo esta travesía, que he comido (cenado sería más correcto) con calidad y en un sitio verdaderamente bonito.

Poco a poco ha entrado la noche… Debo recoger y preparar mis cosas para salir mañana temprano.

¡Buenas noches!

Posición en el Hostel  37.365828, -80.152968 y 591 m de altitud

Acompaño este post con la canción "Goodbye in her eyes" de Zac Brown Band

Un abrazo


No hay comentarios:

Publicar un comentario